BONANZA

Bueno, bondad, tranquilo, próspero. Caminar felizmente en lo que se desea y emprende. Te damos la bienvenida a nuestra casa.
Más info

DELTAVENTURA

Conectate con tu lado natural. Respirá profundo; ya estás en Bonanza.
Más info

LODGE

Quedate y seguí disfrutando de la hospitalidad de nuestra gente.
Más info

EVENTOS

Mejora tus momentos en un espacio que lo cambia todo.
Más info
elparque

El Parque

Cinco hectáreas, playa, muelle y 500 metros de costa propios rodean la casa. Tenemos reposeras, hamacas paraguayas, mesa de ping-pong, metegol, aro de básket, bicicletas, cañas de pescar, tirolesa, arcos de fútbol y red de vóley para que los disfrutes a tu gusto.

elmuelle

El Muelle

Un excelente espacio para disfrutar del té servido con la tradicional pastelería isleña al atardecer o cenar en la claridad de las noches de luna llena.

lareserva

La reserva

Forestamos, fomentamos la convivencia entre fauna y flora local y desarrollamos un emprendimiento turístico sustentable. En Bonanza creamos un lugar donde todo fluye naturalmente con amor por lo que hacemos.

Soy Rosana Di Mecola. En Bonanza mantenemos despierta la conciencia acerca de la importancia de preservar el medio ambiente y su biodiversidad. En equilibrio con una oferta de servicio esmerado para que te sientas a gusto en todo momento. Protegemos el medio ambiente a través de acciones de concientización, forestando con flora local y reduciendo el impacto al mínimo posible de todo lo concerniente al negocio.
Generamos acciones que se traducen en oportunidades para la gente local, respetando su cultura, adquiriendo sus servicios y productos. Creemos en el comercio justo. Con sencillez, funcionalidad y amor por lo que hacemos, te damos la bienvenida a esta, que es nuestra casa.

Mis abuelos paternos llegaron al Delta en 1946 y se instalaron en una preciosa quinta de frutales con una productiva huerta. Recién en 1971 nos trasladamos al casco, hoy centenario, de Bonanza. Mi papá Osvaldo Di Mecola, encontró en el abandono casi total tanto a la casa como a los terrenos. Se abocó a su reparación y retomó la tarea de forestación de la quinta de sauces y álamos. Hoy abrimos las puertas de nuestra casa para que disfrutes de ella y de su entorno, en el que hace tantos años vivimos y queremos.